¿Qué es la Denominación de Origen?


En materia de vinos, la Denominación de Origen (D.O.) es, básicamente, una distinción que se le da a un vino elaborado en una región en particular. Este producto debe cumplir con altos estándares de calidad, y queda sujeto a una importante regulación gestionada por la industria vinícola.

Para que un producto obtenga esta mención, debe primero cumplir con algunos requisitos. Entre ellos, los siguientes: el vino tiene que ser producido con uvas nacidas, de manera exclusiva, en una zona determinada; debe tener un importante prestigio comercial; respetar el proceso de elaboración dentro de sus límites geográficos; entre otros.

Es importante mencionar que cada región tiene sus propias legislaciones. Para entender mejor el concepto, nos enfocaremos en el caso español. En España existen distintos niveles de calidad, comenzando con el más básico, “Vinos de Mesa”, los cuales cumplen con menos restricciones que aquellos localizados en escalones más altos. A partir de ahí, las normas de regulación se vuelven más exigentes, hasta llegar al punto máximo de calidad con los “Vinos de Pago”.

Denominacion de Origen España

Estos distintivos son mucho más comunes en Europa que en cualquier otra región del mundo. En la industria vinícola existe una división entre el bautizado “Viejo Mundo”, y el “Nuevo Mundo”. Del primero, forman parte España, Italia, Francia, Alemania y Grecia, principalmente. En el segundo grupo, se encuentran países del resto de los continentes, donde destacan Argentina, Estados Unidos, Chile, Australia, Sudáfrica y México. La primera división, gracias a su historia, cuenta con controles muy específicos, mientras que el Nuevo Mundo tiene mucha más libertad.

¿Por qué no existen Denominaciones de Origen para los vinos de México? Las Denominaciones de Origen, en materia de vinos, están reservadas para los países del Viejo Mundo, y la razón es simple: van muchos años, incluso siglos, adelante que los del Nuevo Mundo, por lo que, en esta materia, la experiencia y tradición se imponen sobre la frescura, novedad y tecnología. Sin embargo, día tras día se sigue trabajando para que los vinos nacionales eleven su calidad y se alineen con los estándares que cumplen los mejores vinos del mundo.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados