Los países más insólitos para producir vino


Cuando pensamos en geografía vitivinícola nuestra mente viaja de forma casi instintiva hasta países con una antigua historia de producción vinícola. Regiones como Francia, Italia, España, Alemania, Estados Unidos, Argentina, Chile e incluso, México. Sin embargo, existen decenas de otros países que también producen vino y esperan a ser reconocidos por el resto del mundo.

Viñedos en Japon

Japón: Es cierto, el “sol naciente” no es exactamente un paraíso enológico, principalmente por su particular geografía y extremas condiciones climáticas. Pero la unión entre este país y el vino es mucho más antigua de lo que podría esperarse. Todo se remonta al siglo XVIII cuando los monjes budistas plantaron vides a lo largo de todo el territorio. Con el tiempo descubrieron que a diferencia de los pies europeos, las cepas de origen americano se adaptaban muy bien a sus suelos. Hoy se pueden encontrar variedades poco conocidas como la uva Delawere, la más plantada en sus viñedos. Aunque también se pueden encontrar grandes Cabernets y Merlots.

Viñedos Georgia

Georgia: Esta región alberga a los vestigios arqueológicos más antiguos del mundo del vino, haciendo que la historia de nuestro elíxir favorito se transporte hasta hace más de 5000 años. En Georgia se pueden encontrar más de 500 variedades de la vid. Es un país que cuenta con un enorme potencial, gracias a sus favorables condiciones climáticas. Actualmente, algunos de los productores aún eligen métodos “pre-clásicos” para la vinificación, como fermentar en contenedores de barro enterrados bajo tierra. Su vino más popular se elabora a partir de la uva tinta Saperavi y es usualmente dulce con taninos muy expresivos y una acidez bastante agradable.

Viñedo Eslovenia Brda Region

Eslovenia: Los vinos de este país no suelen ser muy conocidos en nuestro lado del mundo. A pesar de eso, siempre han sido valorados en varios estados europeos, ofreciendo etiquetas para todos los gustos. Esta gran diversidad se debe a lo variado de sus condiciones de clima y suelo, que van desde el continental hasta el mediterráneo. Sus tres principales regiones vitivinícolas son Podravje, Primorska y Posavje, territorios en los que se pueden encontrar hasta más de 50 variedades diferentes de la vid. Sus métodos de vinificación están fuertemente influenciados por Italia y Francia, asegurando un proceso de producción de gran calidad.

Vino Mahitasoa Madagascar

Madagascar: Los monjes franceses que llegaron a los territorios africanos a finales del siglo XIX fueron los responsables de plantar vides en la famosa isla de Madagascar. Aunque todo comenzó como un simple experimento, más que como otra cosa, descubrieron que la planta se daba muy bien en la región. Sobre todo en la parte Sur de la isla, entre Antsirabe y Fianarantsoa, debido a las condiciones tan tropicales. En realidad, su verdadera fuerza de producción no comenzó hasta que consiguieron la independencia del gobierno francés en 1960.

Aún es difícil encontrar vinos de estas mágicas regiones en nuestro país, pero ojalá que el día que nos crucemos con estas interesantes etiquetas nos atrevamos a darles una oportunidad.

Si te gustó este artículo y quieres seguir aprendiendo de vinos, conoce nuestros planes mensuales de vinos y ¡suscríbete a vinobox!


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados