Icewine: un regalo más de la temporada decembrina


Raisin glacé, MyVitibox

El eiswine es resultado de condiciones excepcionales en el viñedo y una técnica de vinificación única, lo que lo vuelve uno de los estilos más codiciados entre los amantes de la vid.

Estos vinos son escasos y de gran calidad. Su origen es alemán pero también se produce en otros países como Austria, Estados Unidos, Suiza, Canadá, e incluso, China. Los más comunes son de uva blanca: Riesling, Vidal o Gewürsztraminer. Sin embargo, también existen en la versión tinta, de Pinot Noir o Cabernet Sauvignon.

Como su nombre lo dice, el vino de hielo se elabora con uvas congeladas. Para que esto ocurra, la temperatura ambiente debe mantenerse durante varios días entre los 7 y 8 grados bajo cero, cuidando que no se llegue a los -13°C, ya que sería imposible vinificar con granos completamente solidificados. Es decir que los racimos sobremaduran en las vides hasta que llega el invierno.

Las uvas congeladas deben vendimiarse a mano y ser prensadas aún con los cristales de hielo. La fermentación suele ser bastante lenta, ya que puede prolongarse hasta dos meses. Estas temperaturas deshidratan el grano, permitiendo una alta concentración de azúcares. El resultado son vinos sumamente aromáticos, dulces y con buena acidez, un extraordinario equilibrio.

Su gama de color va desde el dorado pálido hasta el oro viejo. Son complejos, con aromas a piña madura, piel de naranja, mermelada de chabacano, lychee, flores blancas y dulce de limón. Son de cuerpo medio y con un contenido de alcohol relativamente bajo. Tienen un final largo y persistente.  Este perfil es el responsable de que sean considerados, por muchos, como “joyas enológicas”.

Actualmente, algunos enólogos han intentado recrear las mismas condiciones de manera artificial. Mediante un sistema conocido como crioextracción, las uvas seleccionadas se someten a temperaturas bajo cero y se prensan mientras siguen congeladas. A pesar de que los vinos obtenidos son muy interesantes, la Unión Europea no permite etiquetarlos bajo el nombre de “vinos de hielo”, ya que el proceso no es natural.

Así que, ya sabes, si esta Navidad te cruzas con algún icewine, no pierdas la oportunidad de probarlo. ¡Salud!


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados