Chenin Blanc: la uva que no puedes dejar de probar


Chenin Blanc uva

Quien crea que el mejor blanco es un tinto, es porque no le ha dado una oportunidad a la Chenin Blanc. Autóctona de Francia, específicamente del Valle del Loira, es una de las cepas más antiguas. Esta uva se cultiva en casi todo el mundo, desde Europa hasta América… pasando por Sudáfrica, lugar que la ha adoptado como si fuera originaria de sus cálidas tierras.

Sudáfrica es el país con las mayores plantaciones de Chenin, casi el doble de hectáreas que en Francia. Aquí, las cooperativas la eligen para vinificar blancos de todos los precios y todos los perfiles. Estos vinos son bastante fáciles de beber, con aromas frutales a manzana verde o pera, ligeras notas a flores blancas y miel. Suelen ser secos, con una acidez muy bien integrada, que los convierte en la opción ideal para refrescar una cálida tarde de sol.

Esta uva es caracterizada por su gran versatilidad. No solo tiene una excelente adaptabilidad y resistencia frente a las enfermedades, sino que puede producir un sinfín de estilos. Además de los vinos tranquilos, también se utiliza para espumosos de método tradicional, dulces de postre, licores y fortificados. Puede encontrarse joven o envejecido en barrica; monovarietal o en blend, usualmente con Semillón, Viogner y Marsanne.

Hablando de comida, me gusta pensar que el balance entre su acidez y frutalidad, lo vuelve perfecto para los platillos agridulces. En general, la gastronomía asiática puede estar bien acompañada de una copa de Chenin. Otros maridajes que funcionan de maravilla con este vino son: tacos de jícama con mariscos, salmón ahumado, patés o terrinas, quesos semimaduros como el brie. La verdad es que no importa cuál elijas, siempre habrá un Chenin Blanc para toda ocasión.

Dos recomendaciones de vinos monovarietales de esta uva que podemos recomendarte son: Casa Madero Chenin Blanc y Andrómeda de vinos El Cielo

Casa Madero Chenin Blanc

  • Nariz: notas frutales y florares. Durazno blanco, toronja rosa, piña, lima, flor de manzanilla, pétalos casablanca, miel y notas minerales
  • Boca: excelente expresión de frutas y flores que abren paso a una incipiente acidez con un final suave
  • Maridaje: ideal como aperitivo y para acompañar sushi, salmón fresco, tartar de atún, jaiba, king crab, pescado sarandeado, sopa azteca, manchamanteles, bacalao navideño, tacos de chicharrón. Pay de queso y pastel tres leches
Andrómeda

  • Nariz: predominan los cítricos como la lima y el limón acompañado de aromas a guayaba y herbales como el mentol, romero y orégano. 
  • Boca: cuerpo medio, fresco, equilibrado y con prolongada permanencia.
  • Maridaje: excelente aperitivo o se puede acompañar con ostras, frutos del mar, ensaladas y quesos ligeros.


Si te gustó este artículo y quieres seguir aprendiendo de vinos, conoce 
nuestros planes mensuales de vinos y ¡suscríbete a vinobox!


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados